sábado, 17 de febrero de 2018

Palacio Imperial y Marunouchi (Tokio, Japón)

El frondoso recinto del Palacio Imperial de Japón ocupa el antiguo emplazamiento del Edo-jō, el castillo del sogunato Tokugawa. En su época de máximo esplendor fue la fortaleza más grande del mundo; ahora solo se conservan el foso y la muralla, parte de la cual puede verse de cerca el Jardín Oriental del Palacio Imperial. El palacio actual, terminado en 1968, reemplazó al construido en 1888, destruido en la Segunda Guerra Mundial.

Al ser la residencia del emperador de Japón y de una parte de la familia imperial, el palacio está cerrado al público. Es posible visitar una pequeña sección del recinto que la rodea con un circuito gratuito de una hora y tres cuartos, pero hay que reservar con antelación en la web del palacio.

El foso original, de la época del Edo-jō, todavía rodea el recinto del palacio. Fuera del circuito es posible recorrer el foso y visitar Nijū-bashi, uno de los puentes más famosos de Japón: una elegante sucesión de arcos de piedra que sirve de escenario para ceremonias formales y recepciones.

domingo, 11 de febrero de 2018

Tren Bala (Japón)

Cuando uno está en un país diferente quiere ver, descubrir y sentir emociones diferentes, así como probar cualquier cosa para que no quede un vacío al volver. Eso quisimos hacer nosotros, en lugar de coger vuelos para transportarnos de una ciudad a otra con vuelos, lo hicimos con el tren bala.

Antes de nada, he de comentar que nunca he montado en AVE ni sé como va así que no puedo hacer una comparación con "la versión española" de un tren rápido, ni con otra del mundo porque era mi primera vez en algo así.

Reservamos los asientos en Kyoto, al día siguiente de llegar (antes de ponernos a hacer turismo), para Tokio. No son muy caros si se compara con otro tipo de transporte como el avión, alquiler de coche etc. (unos 50 euros cada uno). Hay que tener en cuenta que dura poco más de dos horas el viaje y no hay que pasar (hasta ahora) por controles como en los aeropuertos así que no es tan incordio porque basta con llegar cinco minutos antes de la salida (nosotros llegamos con bastante tiempo por si acaso, pero no hace falta), colocarse en el sitio indicado y disfrutar del camino.

sábado, 10 de febrero de 2018

Apa Villa Hotel Kyoto-Ekimae (Kioto, Japón)

Como os comenté en la entrada anterior, nuestra aventura en la Luna de Miel comenzó con un tifón y gracias a él tardamos llegar al hotel 5 horas desde el aeropuerto de Osaka en lugar de hora y media.

Os podéis imaginar cómo estábamos cuando llegamos al alojamiento: agotados, enfadados, empapados, etc. ¡Fue bastante horrible! Y, según, traspasamos la puerta de cristal que había en el Apa Villa Hotel Kyoto-Ekimae fue como un gran alivio que nos hizo cambiar un buen humor: un lugar calentito que según nos vieron, corrieron a traernos unas toallas para secarnos bien y no pillar un constipado. Además, con una gran sonrisa nos hicieron el check-in para acudir rápidamente a nuestra habitación y ponernos cómodos.

domingo, 4 de febrero de 2018

Kioto (Japón)

Nuestra primera parada en la Luna de Miel fue Kioto donde estuvimos muy poco tiempo para poder hacer el recorrido que teníamos pensado. Pero antes de contaros cómo es, dejadme que os diga lo mucho que nos costó llegar al lugar.

Como siempre ocurre cuando viajamos, vivimos aventuras y esta vez no iba a ser menos... aunque ahora lo cuente un poco más alegre, yo pasé muchísima angustia por un cúmulo de cosas: un trayecto muy largo en el avión, sin descansar, colas y colas en todos los sitios, etc.

Cuando llegamos al aeropuerto de Osaka con la compañía Cathay Pacific (como os comenté en la entrada anterior), teníamos que coger un tren que se llama Limited Express Haruka, el cuál tardaba una hora y veinte minutos para llegar a la estación de Kioto. Por desgracia, no pudimos cogerlo porque ese día había un tifón y se canceló la salida del mismo, así que nos dieron una alternativa de una serie de transbordos de trenes hasta llegar a nuestro destino. Aceptamos a regañadientes ya que no nos quedaba más remedio... Al llegar a hacer el último transbordo, vemos que también se cancela ese por el clima. Desesperados, ya le dije a mi pareja; cogemos un taxi cueste lo que cueste; pero al llegar al sitio donde se cogen vemos que hay una cola de espera larguísima (como de 3 ó 4 horas). Parecía aquello una pesadilla. Finalmente, cogimos el metro y pudimos llegar; eso sí, bien pasados por agua. Lo que iba a ser 1:20 horas se convirtieron en 5.

Agotados en el hotel, cenamos y nos fuimos a dormir.

sábado, 3 de febrero de 2018

Cathay Pacific

Partiendo de la base de que volar es muy incómodo y más pasando muchas horas ahí sentado sin poder apenas moverse, yo ya busco pasar un rato (sobretodo en vuelos largos) un poco mejor comparando con diferentes compañías.

Muchas son las veces que yo he tenido que coger un avión, ya que llevo viajando, afortunadamente, un montón de años y he tenido de todo (tanto bueno como malo) en todos ellos.

Normalmente, cuando viajo primero hago una comparativa de todos los vuelos a través de kayak para así ver diferentes empresas que ofrecen el servicio que yo busco en las fechas que yo quiero; así como los precios. Después de echar un vistazo global tengo dos alternativas:
  1. Si son pocas horas (cualquier lugar por Europa), no me importa usar compañías de low cost (tipo ryanair o easyjet) ya que es poco tiempo y puede ser más o menos soportable.

domingo, 28 de enero de 2018

Yo soy Eric Zimmerman, volumen 1

¿Te atreves a vivir las fantasías femeninas de la mano de Eric Zimmerman? No te pierdas este spin-off de Pídeme lo que quieras, la saga erótica más morbosa.

Me llamo Eric Zimmerman y soy un poderoso empresario alemán. Me caracterizo por ser un hombre frío e impersonal, que disfruta del sexo sin amor y sin compromiso.

En uno de mis viajes a España para visitar una de mis delegaciones conocí a una joven llamada Judith Flores. Ella me hizo reír, me hizo cantar, me hizo incluso bailar, y yo no estaba acostumbrado a eso. Cuando me di cuenta de que sentía más de lo que debía, me alejé de ella, pero regresé, pues esa mujer me atraía como un imán.

A partir de ese momento comenzamos una relación plagada de fantasía y erotismo, en la que disfruté enseñando a Judith a gozar del sexo de una manera que ella nunca había imaginado. Y tú, ¿te atreves a descubrir el lado sumiso, dominante y "voyeur" que todos llevamos dentro?

sábado, 27 de enero de 2018

Hasta que salga el sol

Una novela romántica que nos habla de los amores de verano, de los sueños, de las ilusiones y del valor del esfuerzo.
Esther y Sofía son dos hermanas que, junto con su padre, regentan un pequeño hotel en la bonita población de Benicàssim.
Esther, la mayor, es juiciosa, trabajadora y terriblemente responsable, por lo que acaba invirtiendo más horas de las debidas en el hotel. Sofía, por el contrario, es una chica complicada, egoísta e insensata, demasiado mimada por su familia y con unos amigos que no le hacen ningún bien.
Esther decide matricularse en un curso de cocina en Londres. Durante su estancia conocerá a Jorge, un hombre que le hará creer que la magia y el romanticismo existen.
Sofía, por su parte, conocerá a Luis, que le enseñará a quererse y a darse cuenta de que en la vida hay pretextos pero también hay resultados, y que si uno quiere que lleguen, tiene que trabajar por ellos.
Hasta que salga el soles una historia en la que el amor, la familia, los amigos, el tesón y la música están muy presentes. Sumérgete en ella y déjate emocionar.